¿Con quién dejo mis vacas?

¿Con quién dejo mis vacas? El agente de sustitución revoluciona las granjas, por Ginés Mena

Los “agentes de sustitución” han irrumpido en el sector de la ganadería de vacuno de leche, con un servicio al que acceden más de 2.000 granjeros al año, sobre todo en Asturias, Galicia y áreas de la España septentrional, y que permite a los profesionales dejar en buenas manos sus vacas por unos días.

Esta formula permite al productor tener vacaciones, disfrutar de fiestas patronales, responder a una baja médica, acudir a una celebración familiar o, simplemente contar “por fin” con un domingo libre sin las obligaciones de ordeñar dos veces al día o alimentar las reses, tareas que asumen los agentes de sustitución.

Se ha convertido ya en uno de los servicios más demandados por los socios de las cooperativas ganaderas que los prestan, aunque la crisis económica y la baja rentabilidad impide un mayor desarrollo, puesto que algunos profesionales, especialmente pequeños, renuncian a días de descanso en su intento de salvar sus explotaciones.

Pero en algunas cooperativas hay incluso lista de espera para que los ganaderos puedan acceder a uno de estos “canguros” de granja.

El presidente de la Organización Interprofesional Láctea (Inlac), Román Santalla (y responsable ganadero de UPA), explica que el Principado de Asturias es pionero en desarrollar este servicio, que prestan principalmente las cooperativas del lácteo.

Los agentes se hacen responsables -durante un período que suele alcanzar los 15 días- de entre 12 y 15 explotaciones, así como del ordeño, limpieza, cuidado sanitario y alimentación del ganado.

Según Santalla, los propietarios valoran este servicio y la demanda ha crecido paulatinamente en los últimos años, por lo que ha reclamado más respaldo institucional y un programa formativo específico.

Entre 2.000 y 3.000 ganaderos recurren cada año a este servicio, principalmente en el sector del vacuno de leche y, en menor medida, de bovino cárnico, ovino y caprino u otros, muy poco si tenemos en cuenta que en España hay más de 100.000 granjas, según Santalla.

En Galicia se benefician unas 800 explotaciones, fundamentalmente de vacuno de leche y de porcino, que cuentan con 55 agentes a través de 25 cooperativas, un servicio cofinanciado por la Unión Europea (UE), a través de fondos Feader de desarrollo rural (57,56 %), Administración Central (21,22 %) y Comunidad Autónoma (21,02%).

Las ayudas del Feader son decrecientes durante un período de 5 años: 86 % en el primer año; 64 % en el segundo; 48 % en el tercero; 32 % en el cuarto; y 16 % en el quinto año, según detallan desde la Xunta.

El director general de Producción Agropecuaria de la Xunta de Galicia, José Álvarez Robledo, ha explicado que la medida “funciona bien” desde que se iniciara entre 1994 y 1995, y permite establecer cierta flexibilidad y versatilidad del trabajo en las granjas.

En este sentido, Álvarez ha resaltado la importancia de la formación y del buen entendimiento con los ganaderos para asegurar el éxito del programa.

En la cooperativa coruñesa de Melide “Melisanto” -con 700 granjeros- unos 40 ganaderos participan de este servicio implantado en 2002, con un aumento constante en las peticiones, aunque el ritmo ha decrecido desde 2008 porque la crisis obliga a muchos a renunciar a las vacaciones, según ha explicado su gerente, José López.

En el caso de la cooperativa “La Oturense” (Otur, Asturias), su gerente, Javier Fernández, ha detallado que el programa se implantó en 1995 con sólo 2 agentes, pero que hoy tienen hasta 12, lo que le convierte en uno de sus servicios “estrella”, si bien la crisis ha frenado su progresión.

Desde la Cooperativa “Ugati” (de Tineo, Asturias, con 700 ganaderos asociados, muchos de ellos de la organización agraria COAG), “Cuco” Nieto apunta que ofrecen 3 ó 4 agentes que suelen sustituir a los granjeros durante las bajas médicas.

Le siguen en número las peticiones para disfrutar de festividades locales y familiares de corta duración y, en menor medida, las de ganaderos jóvenes para coger vacaciones de alrededor de una semana.

¿El coste para sus socio? Ocho euros la hora, aproximadamente.

“La demanda es cada vez mayor en Asturias; a veces hay que solicitarlos con tres o cuatro meses de antelación”, ha apuntado por su parte la secretaria regional de Asaja-Asturias, Geli González.

Los profesionales reclaman más apoyo oficial para generalizar este tipo de servicios por todo el territorio nacional, ya que a su juicio fomentan calidad de vida rural y el empleo, aunque su evolución dependerá de la rentabilidad de las explotaciones, muy comprometida actualmente porque reciben los precios de la leche más bajos de toda la Unión Europea.

Fuente www.la-leche.es

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Puedes ampliar información en el siguiente enlace Más información.

¿Aceptas el uso de Cookies para este sitio?